miércoles, 17 de enero de 2018

En Curepto a miércoles, 17 de enero de 2018
Recorriendo la ruta K- 16 desde el puente Belloto hasta puente Paula, se pueden contar mas de veinte hoyos, o eventos como diría alguna autoridad política, sin contar las deformaciones que presenta la carpeta asfáltica, sin que hasta ahora se vea algún tipo de movimiento tendiente a reparar o mantener en buen estado esta ruta. Más aún  a ambos lados del camino existe una gran cantidad de pasto y malezas, que nadie se ha preocupado de limpiar. 

Toda esta masa de vegetación que a estas alturas se encuentra seca constituye un riesgo altísimo de generar un incendio, peor aún cuando en sectores las plantaciones de pino llegan hasta el borde mismo de la carretera. Asimismo en sectores la vegetación del borde del camino está absolutamente desbordada ya casi invadiendo la ruta misma; si un conductor quiere estacionar al costado tendrá muchas dificultades para encontrar un lugar despejado. ¿De quién es la responsabilidad de la mantención y quién debe fiscalizar el cumplimiento de la misma?



El recuerdo de los incendios devastadores aún está fresco en la memoria, tuvimos la suerte de contar con el supertanker, que aunque muchos sabios,  que por supuesto hoy no sacan la voz,  decían que no servía, tal vez  hoy no tengamos esa suerte, a menos que nuestras eficientes autoridades y nuestros sagaces parlamentarios ya tengan todo bajo control y hayan trabajado todo este tiempo para tener la solución y enfrentar la contingencia. 


Como en cada catástrofe que ha asolado a nuestro país, se habla de ello un tiempo y luego todo queda en el olvido. No he visto a ninguna autoridad exponiendo algún plan de contingencia para enfrentar la situación, se habló de comprar una flota de aviones para combatir incendios, que es a mi juicio lo que se debiera hacer, pero hasta el momento ni siquiera  somos capaces de cortar el pasto a la orilla del camin

Iván Arriagada González

Opinión
.
.